lunes, 28 de enero de 2013

Efectos del Relato de Génesis

Dos noticias recientes se relacionan con el creacionismo: El obispo católico de Punta Arenas Chile afirma que el mundo fue creado para el ser humano, y la Iglesia Adventista lanza ofensiva creacionista en el primer trimestre de 2013.

El relato de la creación contenido en el libro del Génesis es un dogma religioso para muchos grupos de cristianos y musulmanes, así como para los judíos ultraortodoxos. De este relato se desprende la noción de que el mundo le pertenece al ser humano. Idea terrible porque nos ha llevado a la explotación sin límites a la que hemos sometido a los ecosistemas del mundo. Ejemplo de esta mentalidad la dio el Obispo de Punta Arenas, Chile, Bernardo Bastres.

Los perros callejeros y el Génesis


En Punta Arenas, Chile hay 12 mil perros vagos, seis de los cuales atacaran a un hombre de 73 años a la salida de una iglesia. Esto llevo a un debate sobre la posibilidad de eliminar a los perros sin   amo, y fue ahí donde entró el Obispo Bernardo Bastres.

El jerarca católico señaló que “Dios creó las cosas y las puso al servicio del ser humano, ese es el principio del Génesis. Todo está al servicio nuestro”.

Además agregó: “Yo no estoy por matar al perro por matar perros, porque eso sería una cosa de barbarie. Pero no puede ser que en este momento tengamos una invasión de perros y tengan más derechos que nosotros”. 

Estas declaraciones fueron hechas a inicios de enero de 2013 y cinco días después 35 perros aparecieron envenenados. Las redes sociales y activistas en contra del maltrato animal acusaron al Obispo de iniciar la matanza de canes. 

Lastimosamente el relato del Génesis, a demás de ser un mito de la edad de Bronce, genera una mentalidad en la que el humano se ve superior a la naturaleza generando afectación a su entorno natural.

Adventistas le apuntan a fortalecer la enseñanza del dogma creacionista

La Iglesia Adventista edita para sus feligreses una cartilla trimestral con estudios bíblicos con temáticas particulares. El primer trimestre de 2013 esta destinado a enseñar la creación.

En la lección del 4 de enero podemos leer:

"La obra de la creación nunca puede ser explicada por la ciencia. ¿Qué ciencia puede explicar el misterio de la vida?
"La teoría de que Dios no creó la materia cuando sacó al mundo a la exis­tencia, no tiene fundamento alguno. Al formar el mundo, Dios no se valió de materia preexistente. Por el contrario, todas las cosas, materiales y espirituales, comparecieron ante el Señor Jehová a la orden de su voz y fueron creadas para el propósito de él. Los cielos y todo su ejército y todas las cosas que contienen, son no solo la obra de sus manos, sino que llegaron a existir por el aliento de su boca" (TI 8:270).


"Nunca reveló Dios al hombre la manera precisa en que llevó a cabo la obra de la creación; la ciencia humana no puede escudriñar los secretos del Altísimo. Su poder creador es tan incomprensible como su propia existencia" (PP 105).


Con declaraciones como "nunca se podrá explicar" el adventismo blinda lo viviente de un análisis racional. Mantiene un enfoque vitalista do la vida para garantizar que en ese halo de sobrenaturalidad que le otorga se pueda mantener la necesidad de un creador.

Las dos citas referenciadas anteriormente son de la Señora Elena G. de White, considerada por los adventistas como profeta de Dios.

¿Y usted qué opina?

La religión incide más como fuerza para el mal que para el bien en el mundo: Anthony C. Grayling

El filósofo inglés Anthony Clifford Grayling está en Cartagena, Colombia en el "Hay Festival". Allí concedió una interesante entrevista a la Revista Arcadia en la que explicó  porque es un ateo, y de los activistas.


“Es culpa de la religión que la gente buena haga cosas malas”




Ateo, humanista y furibundo detractor de la religión, Anthony C. Grayling es uno de los más prolíficos filósofos ingleses contemporáneos. El periodista Rodrigo Restrepo lo confronta sobre su excesiva beligerancia en contra de las religiones. Una conversación desafiante

Por: Rodrigo Restrepo* 
Bogotá, Colombia.
Publicado el: 2013-01-22

Grayling no es un filósofo en el sentido clásico del término. No aventura originales hipótesis metafísicas ni escudriña en las profundidades del alma humana. Es más bien un filósofo en el sentido contemporáneo: un técnico de las ideas, una hormiga de los conceptos, un típico ejemplar del homo academicus. En el lado “duro” de su pensamiento se dedica a indagar en las relaciones entre la mente y el mundo. Usa la lógica para inquirir en la pregunta de si podemos conocer el mundo, y para contrargumentar las tesis del escepticismo. En su lado “blando” es un pensador de la ética, de la filosofía de la vida cotidiana, un contribuyente de la gran pregunta socrática: ¿cómo debemos vivir?

Este es, sin duda, el aspecto más popular y atractivo de su prolífica obra, que se extiende a treinta libros. Como intelectual comprometido y filósofo público, Grayling escribe sobre crímenes de guerra, legalización de la droga, eutanasia o derechos humanos. Es un colaborador frecuente delLiterary Review, del Times Literary Supplement, de la revista científica New Scientist o de la radio BBC, entre otras. Durante tres años mantuvo una columna en el diario The Guardianllamada “The Last Word” (La última palabra), de la que surgió su libro El sentido de las cosas, una colección de pequeños ensayos sobre las virtudes, las falacias y los bienes del hombre contemporáneo. Allí explora ideas como la tolerancia y el racismo, la fe y la razón, la pobreza, el capitalismo, el arte o la salud. En ese mismo espíritu de divulgación filosófica escribió El poder de las ideas, una especie de enciclopedia de bolsillo para el hombre del siglo XXI, en donde actualiza conceptos como la bioética, el multiculturalismo, el psicoanálisis, la mecánica cuántica, Internet, la inteligencia artificial y hasta el budismo y el vegetarianismo.

Miembro de la Real Sociedad de Literatura, de la Real Sociedad de Artes, del Saint Anne’s College de Oxford, representante del Consejo para los Derechos Humanos de la ONU y de un larguísimo etcétera de sociedades y agrupaciones civiles, se yergue como un eminente miembro del establishment intelectual inglés: todo un candidato a Sir. Como filósofo, nada de tesis atrevidas, nada de posmodernismo ni de poshumanismo, nada de franceses y poco de alemanes. Ceñido con celo a la tradición inglesa y muy ajustado al common sense, Grayling es un organizador de conceptos, mesurado, frío y sobrio.

Excepto quizá cuando habla de religión. Se le incluye en la corriente del Nuevo Ateísmo, junto a Richard Dawkins (El gen egoísta y El espejismo de Dios) o Daniel Dennett (Romper el hechizo: la religión como fenómeno natural). Y, todo hay que decirlo, cada vez que tiene la posibilidad despotrica con todo su arsenal contra las creencias religiosas.

Usted es un intelectual que ha decidido entrar de lleno en el debate público. Escribe columnas en periódicos, colabora con suplementos culturales, es frecuentemente entrevistado en radio y televisión. Desde su punto de vista, ¿por qué es importante el filósofo en la arena pública? ¿Qué puede y debe aportarle al debate en los medios masivos?

La filosofía trata de las ideas, los debates, las perspectivas. En cuestiones morales y políticas existe una gran tradición de pensamiento sobre estos temas. Los filósofos pueden contribuir en algo a la conversación social acerca de estas cuestiones, no decirle a la gente qué pensar, sino alertarlos sobre las ideas y las posibilidades.

Uno de sus temas como filósofo público es la ética. ¿Por qué la importancia de la ética en este momento?

La ética es la indagación en las cuestiones del valor, en el pensamiento acerca de cómo debemos vivir nuestras vidas, qué clase de personas debemos ser, cuáles son nuestras responsabilidades con los otros. Trata de la buena vida, la vida floreciente. Y se relaciona con cuestiones políticas sobre la buena sociedad, el mejor tipo de sociedad en la cual pueden florecer buenas vidas individuales.

En su libro La elección de Hércules usted plantea nuevamente las preguntas socráticas: ¿cómo debo vivir? y ¿cuál es la buena vida? Dice incluso que el filósofo debería ofrecer indicaciones prácticas respecto a la ética. ¿Debería el filósofo ser una especie de guía para la buena vida, como creían los griegos? ¿Por qué parece ser tan relevante hoy en día “devolver la discusión ética a los detalles prácticos de la vida"?

La filosofía académica se ha vuelto demasiado técnica y estrecha, demasiado oscura. Sin embargo la filosofía pertenece a todo el mundo. Pensar en cuestiones morales y políticas debería ser la responsabilidad de toda persona atenta. Los filósofos no deberían ser los profesores o legisladores de la humanidad, sino los facilitadores, para contribuir a la conversación de la humanidad, para recordarle a la gente de las ideas, discusiones y debates de la filosofía a través del tiempo, de manera que la gente tenga material para reflexionar, y para formar sus propios juicios sobre la base de la información, la razón y el debate.

Como intelectual público, usted establece una descarnada disputa contra la religión, contra todo fundamentalismo y toda actitud moralizadora. Llega usted a decir que la religión es una “estrecha prisión”, que las creencias religiosas, “siempre y en todo lugar han sido causa de guerras, intolerancia y persecución, y han distorsionado la naturaleza humana con posturas falsas y artificiales”. ¿Por qué tanta crítica a la religión en sí misma, al punto de considerarla una fuerza en contra del desarrollo de la humanidad? ¿Por qué rechazarla de tajo como una opción ética y vital válida para el hombre contemporáneo? Me parece una actitud demasiado radical e incluso peligrosa. Estoy pensando en la actitud pragmática del filósofo William James, quien argumentaba que es perfectamente válido asumir la creencia en Dios y probar su existencia si aquella creencia mejora la propia vida, la convierte en una buena vida. O en Carl Jung, cuando afirma que las experiencias de lo numinoso (esto es, lo sagrado), son no solo importantes sino fundamentales en el proceso de individuación, es decir, en el saludable desarrollo de la psique humana individual. O también en el filósofo Peter Sloterdijk, quien postula que estamos asistiendo al retorno, no de la religión, sino de ciertas “prácticas espirituales”, o procedimientos y sistemas de ejercitación mediante los cuales los hombres de todas las épocas y culturas han optimizado su estado inmunológico frente a los riesgos de la vida y de la muerte. ¿Por qué establecer semejante disputa contra la religión?

Por las razones dadas en los escritos que usted cita. La religión es una sobreviviente de los tiempos de ignorancia de la humanidad. La Ilustración nos enseñó que hay muchas posibilidades para unas buenas y florecientes vidas humanas, y que declarar que solo hay una gran verdad, una respuesta correcta que todos debemos aceptar, una autoridad que debemos obedecer y adorar, ya no es aceptable.

Pero la Ilustración también llevó a buena parte del mundo occidental a los campos de exterminio, así como a nuevas formas de esclavitud, como bien lo ha mostrado Adorno…


Adorno habla basura. La Ilustración promovió el pluralismo, la libertad individual, la racionalidad, la democracia y los derechos humanos. Todo movimiento totalitario –el estalinismo, el nazismo, la religión– sostiene lo opuesto a estos valores: estos movimientos afirman que hay una verdad, un camino correcto, que todos deben ajustarse a él, todos deben obedecer. De allí es de donde vienen los campos de exterminio –de la contra-Ilustración– no de la Ilustración. Me sorprende que la gente no vea esto.

Usted es frecuentemente incluido en la corriente de los Nuevos Ateístas. Uno de los propósitos de este movimiento es contrargumentar públicamente contra la religión, criticarla y exponerla mediante argumentos racionales en cualquier lugar en que sus influencias surjan. Aparte de que esta misión no deja de tener algo de evangelizador, muchos han calificado al Nuevo Ateísmo como agresivo y discriminatorio del cristianismo. ¿No es el Nuevo Ateísmo una nueva forma de fundamentalismo? Quizás no un fundamentalismo en el sentido clásico del término, entendido como “obediencia ciega a la escritura y aliada al extremismo”, sino un fundamentalismo más sutil y académico, en el que todo aspecto o rasgo religioso es descartado de entrada –no sin cierta actitud irónica– o aparentemente superado con “contundentes” argumentos científicos. ¿No sería juego sucio atacar todo elemento religioso desde la lógica científica de datos y evidencias, cuando la misma experiencia religiosa escapa a dicha lógica?

Hay una confusión aquí entre ateísmo y secularismo. El secularismo señala que la religión es un movimiento con intereses propios y con muchas ganas de persuadir a otros de su punto de vista. Esto también lo hacen otros puntos de vista. Pero por razones históricas la religión ha ocupado un vasto e inflado espacio en la plaza pública. El secularismo argumenta que la religión debería tomar su turno en la fila con todos los otros grupos de interés.

Entonces usted es un secularista, no un ateo… 

Yo soy un ateo y un secularista. Y un humanista: las tres posiciones van juntas de manera muy natural, aunque desde luego puede haber también secularistas religiosos, pues un secularista es simplemente alguien que piensa que la religión y los asuntos públicos deben mantenerse aparte: la separación de la Iglesia y el Estado.

¿Pero y entonces por qué tanta guerra intelectual contra la religión?

La religión incide más como fuerza para el mal que para el bien en el mundo, es corrosiva para la vida intelectual y moral de los individuos y las naciones (es culpa de la religión que la gente buena haga cosas malas) y obstruye el camino del progreso científico y social.

Dice usted que “la razón es un absoluto que, usado correctamente, puede dirimir disputas y guiarnos a la verdad” y que a pesar de sus fracasos y limitaciones debemos aferrarnos a ella. Suele usted oponer la razón a la fe, y dice incluso que la fe es la negación de la razón. ¿No estaría esta postura elevando la razón al nivel de un ídolo, un dios, o en sus palabras, un “absoluto”? Si el universo carece de una estructura racional y la razón, como decía Nietzsche, resulta incapaz de conocer el universo sin distorsionarlo; si incluso la naturaleza humana, como sabemos desde Freud, es gobernada por su dimensión irracional, ¿por qué seguir a estas alturas de la historia de las ideas elevando la razón al nivel de un “absoluto”? 

La razón es la aplicación de la racionalidad. Racionalidad = ratio = dar proporción a nuestras conclusiones y acciones según la evidencia y las razones que uno tiene. La razón es nuestra mejor guía y ayuda para vivir acorde con nuestras mejores evidencias y pensamientos. Usar el lenguaje de la religión –”ídolos”, etc., etc.– para describir el responsable compromiso de vivir según la razón y la evidencia es tergiversar el asunto. La gente quiere que los constructores del avión en el que viajan sean tan cuidadosos y racionales como sea posible. Y después van a la iglesia el domingo. ¡Eso es una inconsistencia!

Claro, pero la vida no es un asunto de consistencia, precisamente porque no es ni lógica ni siempre racional. La razón, sin duda, es una herramienta muy poderosa y útil, pero mucha gente querrá y necesitará ir a la iglesia para vivir una buena vida. ¿No es un poco unilateral argumentar que solo la razón y la evidencia pueden conducirnos a la buena vida?

Repito mi punto sobre el avión en el que usted está volando. Si sus ingenieros dijeran: “Muy bien, no tenemos que ser racionales –o tratar de ser racionales–”, el avión de alguna manera aún volaría, pero usted no querría montarse en ese avión. Usted no debería querer “volar” en una vida que está perezosamente gobernada por supersticiones antiguas, impulsos no racionales y hábitos ajenos.

Usted “cree apasionadamente en el valor de todo lo espiritual” y sin embargo es ateo. ¿Es posible creer en el espíritu dejando a Dios –o cualquier imagen o idea que de este se tenga– fuera del escenario? ¿Qué significa esta postura?

Por “espiritual” entiendo algo totalmente secular y natural: el complejo de nuestras emociones y actitudes intelectuales, que constituyen una repuesta al mundo y a los otros. Los seres humanos tenemos una capacidad para el amor, para el gozo estético, para la conexión con los otros y con el mundo: el disfrute del arte, de la naturaleza, de la música y de la amistad son, a mi juicio, ejercicios “espirituales”.
*Filósofo y periodista.

martes, 22 de enero de 2013

Tribunal de Estrasburgo: Las creencias religiosas de un trabajador no pueden usarse para discriminar a las parejas del mismo sexo

Las creencias religiosas de una persona no son motivo para discriminar, afirmó el Tribunal Europeo de Derechos Humanos con sede en Estrasburgo, Francia.


El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha rechazado los recursos de Lillian Ladele y Gary McFarlane, dos ciudadanos británicos que fueron despedidos de sus trabajos por discriminar a parejas del mismo sexo y que habían recurrido al alto tribunal europeo argumentando que fueron ellos los discriminados por sus creencias cristianas. Una noticia que ha quedado ensombrecida por la sentencia favorable a una trabajadora de British Airways despedida por lucir un crucifijo en su horario de trabajo, pero que es de gran calado para los derechos LGTB.

Se trata de dos procesos sobre los que existían serios temores, ya que en una hábil maniobra de imagen los recursos de Ladele y McFarlane fueron presentados junto a los de otras dos personas despedidas por negarse a quitar un crucifijo del cuello durante su horario de trabajo. Los cuatro casos, pese a ser absolutamente independientes, fueron presentados de forma conjunta en un intento de equipararlos y crear la sensación de que efectivamente existe una persecución hacia los valores cristianos en Reino Unido que va desde el rechazo a los crucifijos hasta la supuesta imposición de la obligación de celebrar uniones entre personas del mismo sexo.

Los dos casos fueron recogidos en su momento por dosmanzanas. Uno es el de Lillian Ladele, una funcionaria despedida por el Ayuntamiento de Islington (al norte de Londres) por negarse a registrar uniones civiles entre personas del mismo sexo. Dos tribunales de apelación desestimaron sendos recursos de Ladele, al considerar que en el ejercicio de sus funciones como servidora pública esta no podía negarse a atender a ningún ciudadano en base a su orientación sexual. Ladele recurrió después a la Corte Suprema del Reino Unido, que ni siquiera tomó el caso en consideración. El segundo caso es el de Gary McFarlane, terapeuta sexual y de pareja, despedido por la organización para la que trabajaba por negarse a prestar sus servicios a parejas del mismo sexo. McFarlane recurrió argumentando que la obligación de atender a parejas homosexuales chocaba con sus creencias cristianas. El juez de la Corte de Apelaciones que denegó su recurso consideró que McFarlane tiene todo el derecho del mundo a tener sus creencias, pero que en ningún caso el cumplimiento de la ley puede ser supeditado a estas, y la legislación británica es clara al respecto: negarse a prestar un servicio por razones de orientación sexual es ilegal.

Ladele y McFarlane recurrieron a Estrasburgo junto a Nadia Eweida y Shirley Chaplin, la primera de ellas despedida por British Airways y la segunda cambiada de puesto de trabajo por un hospital de Exeter por no quererse quitar un crucifijo del cuello, tal y como exigía la uniformidad de sus trabajos. Dos situaciones que como señalábamos en septiembre no parecen comparables, por discutibles que sean, a la discriminación de personas homosexuales que pretendían justificar Ladele y McFarlane. En estos dos últimos casos el alto tribunal europeo ha considerado que la justicia británica actuó adecuadamente al proteger el derecho de las parejas del mismo sexo a no ser discriminadas por razones de orientación sexual.

Jueces discrepantes

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, de hecho, ha dado únicamente la razón a Nadia Eweida, la despedida por British Airways. Su historia ha sido ampliamente recogida por medios generalistas, que sin embargo han dejado en un segundo plano los fallos referidos a la discriminación homófoba. En caso de que el tribunal hubiera dado la razón a Ladele y/o a McFarlane se hubiera sentado un peligrosísimo precedente.

De los siete jueces que han emitido la sentencia, cuatro han emitido votos discrepantes, aunque de contenido opuesto. Dos de ellos, el islandés David Thór Björgvinsson y el británico Nicolas Bratza, ni siquiera consideran que en el caso de Nadia Eweida sus derechos hayan sido vulnerados. Otros dos, el montenegrino Nebojša Vučinić y el maltés Vincent A. de Gaetano, por el contrario, daban la razón también a Lillian Ladele, además de a Eweida.

El Vaticano se opone al Fallo


Refiriéndose a estas dos sentencias, el secretario de Asuntos Exteriores del Vaticano, Dominique Mamberti, estimaba el pasado 9 de enero en Radio Vaticano que “las cuestiones relativas a la libertad de conciencia y de religión son complejas, en particular en una sociedad europea marcada por el incremento de la diversidad religiosa y el correspondiente endurecimiento de la laicidad”. Sin embargo, a pesar de esa complejidad, el arzobispo cree que “en cuanto a temas morales polémicos, como el aborto o la homosexualidad, la libertad de conciencia debe ser respetada”.

No dudó el arzobispo en calificar las sentencias de “erosión de la libertad de conciencia”, situando a esta por encima de cualquier otra consideración al argüir que “todas las personas, sin importar sus creencias, tienen, por medio de su conciencia, la capacidad natural de distinguir entre el bien y el mal, y deben actuar en consecuencia. Ahí está la fuente de la verdadera libertad".

¿Y usted qué opina?

viernes, 18 de enero de 2013

Lo que sale de la Iglesia Avivamiento


“Que tu diestra no lo sepa...”  Revista Dinero (Fragmento)

El domingo 11 de marzo, poco antes del mediodía, a la sede del Centro Mundial de Avivamiento, sobre la Avenida 68 de Bogotá, no le cabía un alma más.

Ricardo Rodríguez, pastor principal de esa comunidad, traducía simultáneamente las prédicas de tres líderes espirituales que habían venido de Estados Unidos invitados a ser testigos del creciente fervor de las “ovejitas”, como llama esa iglesia a sus iniciados. El redil era numeroso: se acercaba a unas 30.000 personas que con sus manos levantadas al cielo daban, al unísono, voces de alabanza.

El recinto, demarcado con señales y banderas de distintos países, parecía una ciudadela. Las ‘avenidas’ y ‘calles’ (así estaban denominadas) se encontraban guardadas por un equipo de logística en cuyas camisas blancas se leía “Avivapolice”. En la zona periférica se extendía un cordón de seguridad compuesto por efectivos de la Policía Metropolitana de Bogotá.

Los callejones más expeditos eran los que conducían hacia las ventanillas habilitadas para el recibo de los diezmos y todo tipo de contribuciones. Se podía pagar con tarjeta de crédito, caso en el cual los encargados de manejar los datáfonos agradecían que los aportes no fueron menores a los $100.000. Lo demás iba a sobres y a bolsas, cuyo contenido sería recogido por tres carros transportadores de valores en diferentes turnos.

Cada aportante recibía una credencial que lo identificaba como “sembrador en el avivamiento”.  Esta escena no solo se repite los domingos de cada mes, sino los viernes de todas las semanas. Ese domingo 11, según cálculos hechos por servidores de ese culto que pidieron no ser citados por sus nombres, las donaciones fueron estimadas en $150 millones.

En fuentes del sector bancario y financiero y en bases de datos de centrales de riesgo, Dinero encontró que entre 2009 y 2011 fueron reportados por el Centro Mundial de Avivamiento (NIT 830042038-0) un total de 30 giros que, a manera de donación, provinieron del exterior. El más alto en monto individual fue de US$14.686. El valor total de las ayudas económicas en ese lapso sumó US$99.412 (cerca de $200 millones). En contraste, los giros personales de su pastor principal, Ricardo Rodríguez, al exterior son más significativos. Entre 2010 y 2011 fueron hechas desde cuentas que figuran a su nombre al menos 35 transacciones por US$727.000 (unos $1.280 millones al cambio actual). Dos de las cuentas están identificadas con los nombres “Ricardo-Mery” o “Ricardo Marina”. Pero en ambas figura la cédula número 19.393.072, que corresponde en efecto a Ricardo Rodríguez Bermúdez.

Un ex pastor de la comunidad y un ex empleado de la parte administrativa, que dijeron haberse retirado de la iglesia decepcionados por su notoria inclinación hacia las “virtudes materiales”, revelaron que una importante porción de los dineros que maneja la congregación es utilizada en operaciones de finca raíz y otras inversiones en Colombia y en el exterior, casi todas ellas a nombre del pastor principal.

En los círculos sociales, Sonia Villegas, asesora del pastor en estas materias, asegura que no son pocas las inversiones que se mueven a través de brokers en Miami y otras ciudades de Estados Unidos. De hecho, miembros del cuerpo de pastores anuncian que en breve será abierta una sede de la iglesia en Manhattan. Todas las fuentes consultadas coincidieron en que podría estarse presentando un subregistro en los datos financieros y fiscales. En este caso, se aplicaría literalmente y al extremo el mensaje bíblico según el cual “cuando des limosna, que tu mano diestra no sepa lo que hace la izquierda”. (Mateo 6:3). Aquí, el destino de las limosnas no es conocido ni siquiera por el Estado. Nadie niega que esta y otras iglesias realizan obras sociales, pero no existe un registro público documentado que dé cuenta detallada de ello. ”Esa falta de información se ve favorecida por la dispersión de controles: el Ministerio del Interior lleva el registro de cultos, pero no tiene capacidad para investigarlos; los alcaldes, los gobernadores y hasta las propias divisiones eclesiales tienen atribuciones que en muchos casos chocan entre sí”, dice un alto funcionario del Ministerio de Hacienda.

Dinero llamó en varias oportunidades al Pastor Rodríguez y lo buscó en la sede de su iglesia. También le hizo llegar cuestionarios por correo electrónico a través del pastor Álvaro Pardo y de Angélica Valdés, una de las coordinadoras del trabajo pastoral. Sin embargo, al cierre de esta edición no había obtenido respuesta.

El abogado Carlos Salom Bejarano, administrador del Centro de Avivamiento, dijo que sólo su jefe está autorizado para hablar sobre asuntos financieros y que le llevaría mucho tiempo reunir la información solicitada por la revista. Aunque se parta del principio de la buena fe, los órganos fiscales y de control podrían promover reformas legales para que el Estado logre alguna vez saber a ciencia cierta cuánto se recoge y a qué se destinan los frutos de las cosechas espirituales.

lunes, 14 de enero de 2013

Prioridades religiosas

Una genial viñeta de "Jesus and Mo"

Mahoma: ¿Sabías que cada día cerca de 21.000 niños mueren por causas relacionadas con la pobreza?

Jesús: Eso es chocante.

Mahoma: Y prevenible, si suficiente gente dona un modesto porcentaje de sus ingresos a organizaciones de ayuda eficientes, probablemente podríamos erradicar la pobreza para el 2050.

Jesús: Nosotros estamos moralmente obligados a hacer algo para ayudar a estos pobres niños. Nuestras fes promueven la caridad y la compasión, después de todo.

Mahoma: Entre otras cosas, Jesús.

Jesús: De hecho necesitamos, primero, detener el matrimonio gay.

Mahoma: Y la difamación de la religión.

¿Y usted qué piensa?

Herodes "sigue vivo": Obispo de Córdoba

La historia de la masacre de infantes por parte de Herodes, que nunca existió y es una leyenda de la Biblia, no solo le sirvió al autor del evangelio de Mateo para adornar la historia del nacimiento de Jesús, ahora a sido utilizada por el Obispo de Córdoba, España para atacar la lucha por el reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos.

Noticia Dos Manzanas

La obsesión de la jerarquía católica contra lo LGTB raya a veces en el absurdo. Buen ejemplo es la útima carta pastoral del obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, en la que descifra a los fieles cordobeses el significado del reciente discurso de Joseph Ratzinger contra la que los católicos más reaccionarios han dado en llamar “ideología de género”. Con menor finura que Ratzinger, Fernández carga contra las personas transexuales, el “feminismo radical” y los modelos familiares distintos al tradicional, que según el obispo es el único “inventado” por Dios. Fernández se remonta en su discurso a Herodes, el rey judío al que la tradición cristiana culpa de la “matanza de los inocentes”.

“¿En qué consiste la ideología de género, de la que oímos hablar continuamente? El Papa acaba de referirse a ella, con tonos suaves pero profundamente alarmantes. La ideología de género destroza la familia, rompe todo lazo del hombre con Dios a través de su propia naturaleza, sitúa al hombre por encima de Dios, y entonces Dios ya no es necesario para nada, sino que hemos de prescindir de Él, porque Dios es un obstáculo para la libertad del hombre. La ideología de género es una filosofía, según la cual el sexo ya no es un dato originario de la naturaleza, que el hombre debe aceptar y llenar personalmente de sentido, sino un papel social del que se decide autónomamente”, expresa el obispo de Córdoba. “Ya no valdrían las ecografías que detectan el sexo de la persona antes de nacer. Esperamos un bebé. ¿Es niño o niña? La ecografía nos dice claramente que es niña. No. Lo que vale es lo que el sujeto decida”, explica Fernández como supuesto ejemplo. “Si quiere ser varón, puede serlo, aunque haya nacido mujer. Y si quiere ser mujer puede serlo, aunque haya nacido varón. No se nace, se hace. Al servicio de esta ideología existen una serie de programas formativos, médicos, escolares, etc. que tratan de hacer ‘tragar’ esta ideología a todo el mundo, haciendo un daño tremendo en la conciencia de los niños, adolescentes y jóvenes”, añade.

Una “ideología” que según Fernández da pie también al feminismo “radical”,“un feminismo que se va extendiendo implacablemente, incluso en las escuelas”. “Ahora bien, si no existe la dualidad de hombre y mujer como dato de la creación, entonces tampoco existe la familia como realidad preestablecida por la creación. Y, sin embargo, una de las realidades más bonitas de la vida es la familia. La familia según su estructura originaria, donde existe un padre y una madre, porque hay un varón y una mujer, iguales en dignidad, distintos y complementarios. Donde hay hijos, que brotan naturalmente del abrazo amoroso de los padres. La apertura a la vida prolonga el amor de los padres en los hijos. Donde hay hermanos, y abuelos, y tíos, y primos, etc. ¡Qué bonita es la familia, tal como Dios la ha pensado! Dios quiere el bien del hombre, y por eso ha inventado la familia”, afirma.

“La familia necesita la redención de Cristo, porque Herodes sigue vivo, y no sólo mata inocentes en el seno materno, sino que intenta mentalizar a nuestros niños, adolescentes y jóvenes con esta ideología, queriendo hacerles ver que hay ‘otros’ tipos de familia”, añade Fernández ya al final de su carta pastoral (que si lo deseas puedes leer íntegra pinchando aquí).

Un obispo homófobo… y tránsfobo

Las palabrar del obispo de Córdoba no son precisamente una sorpresa. A la ya tradicional homofobia de buena parte de la jerarquía católica (siendo obispo de Tarazona animó de forma entusiasta a a sus fieles a participar en la marcha homófoba de junio de 2005 en contra del matrimonio igualitario) Demetrio Fernández asocia una peculiar obsesión contra la transexualidad. En noviembre de 2006 publicó otra carta titulada “Dios ama también a los homosexuales” (sic) en la que calificaba a la ley de identidad de género como “contraria a la verdad del hombre”. “Es una extorsión del plan de Dios, no ayuda a las personas con dificultad en este campo y siembra la confusión en el ambiente social donde vivimos. A un niño o a un joven hoy le es más difícil vivir el plan de Dios con estas leyes que enrarecen el ambiente”, escribía entonces, en referencia a la ley que permite a las personas transexuales modificar su identidad registral mediante un procedimiento administrativo.

Demetrio Fernández también pidió en octubre de 2011, cuando ya se daba por segura la victoria del PP en las pasadas elecciones generales, que el nuevo gobierno que surgiera de las urnas pusiera fin a la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo.

¿Y usted qué opina?

El Pastor y concejal homofóbico Marco Fidel Ramírez

Pastores homofóbicos hay muchos, tantos como casas con mascotas, pero el pastor Marco Fidel Ramírez es particular porque ostenta el cargo público de concejal de Bogotá y ha sido el primer ganador del Premio Bernardo Gui 2012 en la categoría de Discriminador del año. El siguiente vídeo menciona sus hazañas.

martes, 1 de enero de 2013

Sindioses cumple 11 años

Este 1 de enero de 2013 www.Sindioses.org cumple 11 años. Desde entonces hemos querido crear un espacio en la web en la cual se encuentren materiales para librepensadores que ayuden a disipar las tinieblas de la religión. Con el tiempo añadimos el blog y la página en Facebook y la cuenta en Twitter.

Muchas gracias a las 14 mil personas que nos siguen. Esperamos que podamos seguir colaborando en este trabajo. El equipo editorial, Glenys Álvarez de República Dominicana, Marcelo Huerta de Argentina, y Ferney Rodríguez de Colombia les desean un próspero y racional 2013. 

Invitamos a nuestros lectores a celebrar con nosotros enviándonos una foto con un mensaje en el que sepamos desde donde nos siguen en nuestra cuenta en Facebook. 

Gracias por apoyarnos y preferirnos.